Las sesiones de yoga para niños ayudan a mejorar la concentración, coordinación, equilibrio físico y emocional, así como potenciar sus capacidades intelectuales, imaginativas e intuitivas.

Permiten a los niños estimular su creatividad y capacidad de juego, la confianza en ellos mismos, aumentar su amor incondicional a sí mismo y a los demás.

Tratándose de niños, la motivación es un factor muy importante. Los niños deben sentirse cómodos y relajados. Deben vestirse con ropas holgadas, ligeras, que les permitan hacer cualquier movimiento con comodidad.

Las clases deben ser administradas en un ambiente limpio, tranquilo y ventilado.

Es recomendable que se evite la ingestión de alimentos sólidos dos horas antes de su práctica.

Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajarse, después a  concentrarse. Para los niños, el yoga debe ser practicado como si se tratara de un juego.

No hay que exigirles que repitan una postura una y otra vez porque eso puede convertirse en algo muy aburrido para ellos. Es importante variar las posturas y los movimientos despacio y a un ritmo que los pequeños no pierdan la concentración. 

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted