Publicado: 18 de Junio de 2019

Muchos niños tienen problemas de integración sensorial ( chocan contra las paredes, tropiezan con sus pies...) ya que no juegan como los niños de antes: no trepan árboles ni juegan en las calles como antes, por miedo a las caídas.  

El jugar en la naturaleza es un remedio natural y muy sano para la integración sensorial. Algunas formas de hacerlo son las siguientes:

-  Los sonidos de los animales puede mejorar la percepción sensorial.

- Caminar sobre un tronco, ayuda a experimentar distintas texturas y sonidos.

- Ayudarles a orientarse en el bosque les ayuda a pensar de forma creativa.  

- Atravesar charcos les ayuda al equilibrio.

- Caminar descalzo les ayuda a caminar mejor de adulto. 

- Ayuda a integrar los sentidos de forma más natural y espontánea.

- Escalar árboles mejora la coordinación y fortalece el cuerpo, al mismo tiempo que mejoran las habilidades de resolución.

- Construir cabañas les ayuda a usar su imaginación y a aprender a planificar.

- Ver las huellas de los diferentes animales les ayuda a mejorar el instinto de observación y exploración.

- El caminar de noche en la naturaleza les ayuda a orientarse y a enfrentar sus miedos. 

Para más información puede consultarnos vía email a centrohope@gmail.com, a través de la página web: centrohopepsicoterapia.es o mediante el móvil al 675349818.