Siguiendo la famosa frase: 

"Si quieres a una persona déjala volar, si vuelve es tuya. Si no vuelve nunca lo fue", os proponemos que cuando ames a una persona le des:

- Alas para volar.

- Raíces para volver.

- Motivos buenos para quedarse.

Así habrás fomentado el amor incondicional, sin excesos de control ni manipulaciones que al final tarde o temprano dañan la relación, ya sea de pareja, filial o de amistad.