Publicado: 19 de Febrero de 2019

Es verdad que los niños pequeños necesitan realmente la aprobación y aceptación de los adultos importantes en sus años formativos. Sin embargo, el sistema de aprobación no debe ser absoluto, sino equilibrado. El niño no debe de tener la necesidad de la autorización de sus padres para todo lo que hace, piensa o dice. La confianza en sí mismo puede enseñarse desde la cuna, ayudándolo a ser autónomo, a pensar por sí mismos y a solucionar sus propios problemas.

Si un niño no puede pensar o actuar sin antes requerir el permiso de sus padres, la desconfianza en sí mismo ya está sembrada y probablemente necesitará terapia a largo plazo.

En la amplia gama que va, desde sus juegos, la comida, el sueño, hasta sus pensamientos y el establecimiento de amistades, son pocos los mensajes de confianza en sí mismos que se envían a los niños en algunas familias, bien porque se guían por la ley de la exigencia o la perfección, o porque los progenitores no recibieron ningunos mensajes de sus padres.

Como resultado transmitirán que no se deben de fiar de sí mismos para tomar las decisiones que son capaces de tomar por sí mismos.

Es bien sabido que el colegio contribuye a parte de la educación de los niños. Por ello también es importante que se fomente en los colegios la autonomía, el pensar por ellos mismo, el que lleguen a soluciones creativas y no siempre por las mismas vías que el profesor recomienda.

Desgraciadamente, esto no ocurre siempre así, siendo los niños independientes, seguros. con muchas ideas creativas y poco susceptibles a la culpa o crítica, considerados en muchas ocasiones como alborotadores y rebeldes. Siendo por otra parte, los niños que logran el aplauso de los profesores los que se comportan de la manera que ellos le han enseñado, sacrificando el niño natural en pos del niño adaptado, que necesita aprobación y agradar a los demás constantemente.

Con ello, no quiero quitar el mérito que tienen los profesores, pues lo tienen, y mucho. Pero sí creo, que ayudar a los niños a desarrollar el pensar e investigar por ellos mismos, y sus métodos creativos fomenta una mayor confianza y estima en ellos mismos, y a largo plazo, se convierten en adultos con una sana autoestima y equilibrados.

Mensajes como "Yo te lo haré”. “No tengo tiempo para esperar a que lo hagas tú solo” o “eres demasiado pequeño" implican que el núcleo familiar alimenta, bajo la apariencia de buenas intenciones, la dependencia de sus miembros y necesidad de aprobación.

Otra situación muy común es utilizar la aprobación como premio a una conducta, lo que puede hacer confundir la autoestima del niño con la aprobación de los demás. Por lo que es también importante dar aprobación a los niños gratuitamente y no sólo cuando se portan bien.

Para que los niños y adolescentes puedan ser ellos mismos es importante:

  • Reconocer su valía con frecuencia y ser detallado cuando lo hagáis. Es decir, no basta con decirle: Tú vales mucho, sino explicale porque vale, enséñale a descubrir esos talentos.
  • No reforzar positivamente solo cuando se haya portado bien. Hazlo también independientemente de su comportamiento para que el aprenda que su valia personal es independiente de su comportamiento o de su numero de aciertos o fracasos.
  • Fomenta en ellos la autonomía, que piensen por ellos mismos.
  • Si tienen un problema y necesitan ayuda, iníciales, no les des toda la solución del problema, no rechaces automáticamente su solución porque no coincida con la tuya.
  • Trabaja tu perfeccionismo insano y la excesiva exigencia, porque sino les transmitirás que no son lo suficientemente buenos.
  • Evita el juicio y la crítica destructiva porque no les ayuda, sino les perjudica. Y si ocurre todos los días, de adulto su autoestima estará muy hundida.
  • Frases que pueden ayudar: Yo confío en ti, sé que lo puedes conseguir. Ánimo tú puedes hacerlo. Confía en que lo puedes hacer. Yo sé que puedes.
  • Por supuesto estas recomendaciones no bastan con hacerlas esporádicamente, sino es necesario estar mentalizados a hacerlo diariamente.

Si necesitáis más información, contactad vía email a centrohope@gmail.com o a la página web: https://www.centrohopepsicoterapia.es/es/producto/servicios-para-ninos/ o vía móvil al 675349818